lunes, 24 de octubre de 2016

Constructores (4): Thomas Green and Son (Leeds, Reino Unido)




El año 1848 se funda en Leeds (Gran Bretaña) la sociedad Smithfield Ironworks con el objetivo de producir maquinaria para la agricultura. La firma pasó a a denominarse en 1880 Thomas Green and Son Limited, y y poco después, hacia 1883, empezó la producción de locomotoras de vapor para tranvías según la patente de William Wilkinson (registrada en 1881). En total, entre 1883 y 1885, Thomas Green suministró un total de 41 unidades de este tipo, caracterizada por la disposición vertical de la caldera, y todas ellas destinadas a tranvías británicos: Leeds, Manchester, Bradfort, Staffordshire... De esta primera época destaca igualmente el hecho que cada locomotora construida no recibió un número de fábrica propiamente dicho, sino que dicha numeración correspondía a cada pedido, de modo que 41 las locomotoras Wilkinson de Thomas Green recibieron los «números de fábrica» 1 a 12.


Locomotora número 10 del Bradford and Shelf Tramways Company.
Fuente: http://www.tramwaybadgesandbuttons.com/


A partir de 1885, la firma introdujo en el mercado británico locomotoras de un diseño propio, de caldera horizontal, y que tuvo cierta difusión entre las redes de tranvías británicos, convirtiéndose en uno de sus principales suministradores. Así, a las primeras unidades, suministradas a Bradford (con los números de fábrica 13 a 15, a continuación de las locomotoras Wilkinson), le siguieron otros pedidos para el mercado local británico (Londres, Leeds, Dundee, Accrington...) hasta, aproximadamente, 1895, cuando la producción de locomotoras tranviarias cesó prácticamente. No obstante, a principios del siglo xx aun suministró otras cinco unidades más: cuatro unidades para el Victoria Tramway Company (Kimberly, Sudáfrica) y otra más, para el curioso ancho de 1.600 mm, para un ferrocarril secundario escocés. Esta unidad, juntamente con dos más suministradas anteriormente, presentaban la doble particularidad del curioso rodaje 121T, por un lado, y de disponer de dos cabinas de conducción, una en cada extremo de la locomotora.

Peculiar locomotora bicabina del Bublin and Blessington Tramway.
Fuente: http://source.southdublinlibraries.ie

En total se construyeron 176 unidades de este diseño, que unido a las 41 unidades del tipo Wilkinson, suman un total de 217 unidades tranviarias, a las que habría añadir 35 unidades convencionales para ferrocarriles (en la mayoría de los casos, pequeñas locomotoras de tipo industrial, de dos o tres ejes, la última de las cuales construida en 1920), para totalizar la cifra de 252 unidades construidas, cantidad realmente modesta. Y es que, en realidad, la construcción de locomotoras para tranvías y ferrocarriles fue tan sólo una línea más de negocio de la empresa, juntamente con la producción de maquinaria tan diversa como cortacéspedes, locomóviles, apisonadoras, o calderas de vapor fijas.


Fuente: Elaboración propia



Locomotora 12 del Blackburn and Over Darwen Tramways
Fuente: http://www.tramwaybadgesandbuttons.com/


Del total de 217 locomotoras tranviarias construidas, sólo 17 se dedicaron a la exportación: a las cuatro locomotoras citadas con destino a Sudáfrica, hay que añadir las 13 unidades entregadas a los tranvías de vapor de la ciudad de Valencia. Dichas unidades correspondían, en realidad, a dos destinatarios distintos: la Compañía General de Tranvías  (que explotaba la línea de Valencia al Grau) recibió entre 1891 y 1893 un total de diez unidades, mientras que la Compañía de Tranvías del Norte, para su línea de Valencia a la Pobla de Farnals (aunque limitada la tracción vapor entre Tabernes Blanques y Massamagrell), recibió sus tres unidades en 1892. De diseño muy similar entre si, se trataba de pequeñas locomotoras de dos ejes dotadas de unos aparatosos tubos condensadores en el techo de la locomotora. En ambos casos, actuó como mediador un tal Sr. Szarbinowski, residente en la capital levantina y representante de la firma en España. Algunas de estas unidades, tras la electrificación de las líneas tranviarias, pasaron a la Sociedad Valenciana de Tranvías, para ser utilizadas en las líneas del popular trenet, mientras que otra unidad llegó al ferrocarril de Sierra Menera, donde recibió el número 102.

Composición del tranvía de València al Grau, con una locomotora Thomas Green
al frente dotada de tubos condensadores en el techo. Fuente: 
coleccion Diaz Prosper


Tras un proceso de fusiones con otras empresas, la firma se mantuvo activa hasta mediados de los años setenta, para ser finalmente disuelta legalmente en 1994.


_____________________________

Más información:
  • Gladwin, David (2004-2010). A history of british steam tram. Sutherland: Adam Gordon
  • Hefti, Walter (1980). Tramway lokomotiven. Basiela/Boston/Stuttgart: Birkhäuser Verlag
  • Lowe, James W. (1975). British steam locomotives builders. Cambridge: Goos and Son
  • Pease, John (2014). The history of Thomas Green & Son. Lydney: Lightmoor Press

4 comentaris:

Unknown dijo...

Hola. Como siempre, un artículo muy interesante. Me ha llamado la atención la variedad de anchos de vía que había en esa época el Reino Unido y, sobre todo, el modelo de dos cabinas. Tienes razón al calificar de aparatoso el sistema de tubos condensadores situado en el techo de la locomotora. Tal vez al estar al aire y no tan cerca de la caldera los diseñadores pensaron que la condensación sería mejor que en una locomotora convencional.

Por cierto, has repetido una foto en el artículo. ¿Cuál es el pie correcto?

Joan dijo...

Hola,
Gracias por tu comentario. Ya está solucionado el error en el pie de las fotografías así como las imágenes ya son las correctas. Disculpa las molestias.
Saludos.

Enrique Andres Gramage dijo...

Hola Joan: la fotografia de Valencia es de la coleccion Diaz Prosper, publicada en un pequeño libro del 150 aniversario del Ferrocarril en la comunidad Valenciana

Joan dijo...

Gracias Enrique. Ahora mismo modifico la fuente de la fotografía. Saludos cordiales.

Publicar un comentario